Abrazo Total

Un método que transforma profundamente las relaciones de pareja y la manera de vivir la sexualidad

La esencia y la base de la conexión intima con el otro está en nuestra capacidad de sentir.
La educación y la cultura a menudo nos llevan a una concepción distorsionada y superficial de la sexualidad, desconectándola casi por completo de la sensualidad, que es la calidad profunda de nuestro sentir.
Sin capacidad de presencia al otro la relación intima se vuelve algo mecánico, a veces pobre, otras aburrido, de todas formas solo una sombra de lo que podría ser.

Para qué sirve

- Permite experimentar otra forma de tocar y ser tocados, emocionalmente y fisicamente.
- Enriquece la sexualidad y las relaciones íntimas.
- Es una herramienta complementaria y muy eficaz cuando hay situaciones de falta de deseo, problemas de erección, eyaculación precoz, dificultades par el placer o para llegar al orgasmo.
- Favorece la creación de una “comunicación erótica”, es decir de un lenguaje (corporal y emocional) sexual común.


- Permite mantener o recobrar atracción y pasión, creando espacios de intimidad más profundos y gozosos.


- Armoniza deseos, ritmos y tiempos distintos en las relaciones íntimas.


- Mejora la relación con el cuerpo, permitiendo vivir y sostener las emociones y las sensaciones, al mismo tiempo amplificando la capacidad de sentir y acoger el otro.


- Desarrolla e impulsa la sensibilidad corporal y la capacidad de presencia, permitiendo una vida más sensorial, espontánea, natural, abierta.

Cómo funciona

Es una exploración de las infinitas posibilidades de abrazar, acariciar, compenetrar los cuerpos, a través de secuencias de posiciones libres que son guiadas en todo momento por las emociones de los practicantes.
Será un recorrido gradual y personalizado par poder llegar a la práctica completa del Abrazo Total, no hace falta ninguna experiencia previa y se adapta a todas las funcionalidades.


Empezaremos con una invitación a tomar contacto con el cuerpo de forma concreta, a encontrar una respiración natural, relajada y profunda: ésta será la base del sentir y la guía, ya que, a través de la respiración, las dos personas permanecen en comunicación durante toda la sesión.
Cuando la respiración está instalada, iremos introduciendo palautinamente secuencias, abrazos y distintos tipos de tacto consciente.


No hay secuencias prefijadas, las diferentes posiciones se entrelazan fluidamente con creatividad y la mayoría de ellas permiten la transmisión de la energía de la respiración a través del contacto de los cuerpos.
Por eso no existen dos práctica iguales, ni cuando acontecen entre las mismas personas; todo se expresa en un constante intercambio en el momento presente y en la continua adaptación de posiciones, ritmos, pausas y energía a los estados emocionales y a las necesidades que a cada instante se manifiestan.
Esto requiere, por parte de los dos, de una profunda escucha y de la capacidad de mantenerse en un estado de presencia y de apertura constantes.


Practicar el Abrazo Total con constancia, permite que esta práctica filtre de forma natural y orgánica en la manera en la que hacemos el amor, así la sexualidad se vuelve un verdadero Arte de Amar, con gozo y profundidad.